Introducción

Porque la luna, puede ser día, cuando más enmarañada está la mente de ideas, y no ver el sol, cuando como un espejo limpio está la mente clara. Yo he sido imán de los dos hierros y he visto nubes lloviendo ilusiones, pero cuando me mojaron, vi que solo era agua.

A. Ballesteros Zamora