BAILEMOS HASTA OLVIDARNOS

 

Bailemos, Jailú,

solos en un círculo azul.

Que nos meza el casette sólo a los dos.

Tus manos en mi cuello,

las mías anillando tu cintura, casi dejadas.

Sintiendo sólo tus caderas que se mueven.

Bailemos dulcemente, olvidado el deseo en este instante.

En mi pecho el estuche de tus ojos

y en mi cara el roce de tu pelo.

Jailú, si acaso

dejemos un momento, que jueguen las miradas.

Pero sólo un momento

y cerremos los ojos y sigamos bailando.

Y no sabremos, ¡ Jailú ¡,

si el silencio ha llegado y la música cesa,

que es Amor el que teje el compás

y en el baile los pasos nos lleva.