Navidad

 

Estás por acabarte, calendario,

y aún me has de dar rejón de muerte;

Que en estos días navideños que se acercan

y alborozan, y reúnen en las casas a la gente, para mí, son blanco de tiro y no son fiesta.

No tengo que mover en el armario,

las figuras que en olvido, yacen quietas,

que no he de hacer al Belén, hueco en la mesa, ni ha de molestar la pandereta,

a los que son pared en otra casa.

No ha de sufrir el cuerpo excesos, que estará la mesa sin turrón

y no se alterará el nervio tranquilo, sin la manta, misterio del regalo

en el dame y toma de ilusión.

Estarán las noches sin zambombas, que no he de cantar más villancicos. Que aún viste mi oído aquél que suena y que nunca quisiera haber cantado:

"Esta noche es Nochebuena

y mañana es Navidad,

y nosotros nos iremos

y no volveremos más."

Vete tú, también, año que acaba

y vuelve vestido de Año Nuevo.

Quizá, alguna vez,

también yo, pueda vivir tu fiesta.

¡ Qué hay una estrella en el cielo!

¡ Qué se descuelgue cayendo ¡

¡ Qué quiero vivir con ella ¡

¿Sabes? ... Se llama Jailú, mi estrella.

¡ Que los Reyes me la traigan,

y con ella ... vivir una Navidad ¡