Indignación

(Después de visitar un llamada Residencia para la 3ª Edad en Castelldefels )

¡ Qué sensación tan anodina, mi espíritu ha corrido !

¡ Qué tarde tan densa de gris, que tira a negra ¡

¡ Qué miedo la llovizna, para empapar las calles ¡

¡ Qué pueblo tan lleno de vida en mis recuerdos ¡

¡ Qué tarde elegí, para hacer de rival de lo que siento ¡

¡ Qué pena que siento por aquellos, que pueden ser mis padres ¡

Ancianos, antiguos patriarcas en lo divino y en lo humano.

Venerables viejos de largas barbas blancas.

Asesores, presidiendo por edad sabios Consejos en la tribu.

Padres de padres, acatados con máximo respeto.

Envejecedores de la vida, en el hogar de vuestros nietos.

Arrojad con ira la pipa, allí donde os halléis.

Y si la Resurrección llega o reencarnaros podéis,

no cometáis, ni por asomo, tamaña incongruencia.

Resistíos a volver y morir otra vez, si es que podéis,

que en este mundo de ahora, no dan lugar a los ancianos.

Ahora es:"Tercera Edad", como os llamáis.

Y la única solidaridad, que yo conozco, sólo consiste,

en borrar a aquellos que os suceden y olvidarlos.

Y fabrican sin saberlo, horribles espejos de sí mismos.

Y llaman Residencias a lo que son macabros morideros,

que, ¡ Ancianos ¡, me avergüenzo con rabia,

de haber nacido humano.