¿ Me das tu fotografía?

 

¡ Jailú ¡, de cada diez versos que escribo,

son más de nueve y corto quedo,

los que hago pensando en quien estimo.

Y tú, que has oído casi todos,

no podrás decir, que es el olvido

lo que enlaza la línea de mi estrofa.

Son nuestras cosas camino

para que la pluma corra,

y el amor esperanzado o ya vivido,

como cata de prueba, que ha existido

para poder hablarte largo tiempo

y en mi soledad estar contigo.

Pero ¡ amor !, te añoro tanto

y nos negará tanto el destino,

que necesito, y ... oiré tu NO, por imposible, ...

una foto de ti, y me dirás: ¡ que desatino ¡

...Si no te he dado mi nombre,

ni te he dicho donde vivo,

ni te he enseñado mi casa,

ni un paseo he permitido.

¿Como dejaré mi imagen

pasajera en tu bolsillo?