Solo te falta tiempo

 

Son varias las hebras, que trenzan tu madeja

y todas se acomodan al ojo de mi aguja,

ya casi oxidada, al pie de un tapiz no terminado,

que se iba desluciendo, olvidado en un armario.

¡ Y que ovillo que se forma devanando tu madeja !

Rara vez ese conjunto, se conforma en colorido.

Hilo blanco : Volcán en erupción del ansia de cariño.

Hilo azul   : Glaciar que deshiela ternura contenida.

Hilo rojo   : Torrente que desborda la pasión del deseo.

Hilo amarillo: Gafe en teatro. Amor que es poesía.

Hilo castaño : Paz tras el volcán, glaciar, torrente y arte.

Por eso le gustaste a la aguja abandonada.

Y en ese instante mismo, consciente de esa difícil conjunción,

quiso seguir tejiendo, aquél tapiz estropeado y no puede tejerlo.

Que la aguja, le puede dar su ojo a la madeja y la madeja

no puede devanarse tan aprisa.