Díme, ¡ Amor ! ¿ Cómo te llamas ?

 

Aún no sé, ¡ Amor ¡, el por qué,

que no me dices tu nombre.

¿Es Amelia, Celia, Luisa,

Carolina, o Trinidad?

¿O como cárcel de amor,

te llamas Carmen, quizá?

¿Serás si acaso Dolores,

María Isabel o Rocío?

¿Te llamas Julia María?

¿O tienes nombre de flor?

¿Es acaso Rosa o Dalia?

¿O llevas el de la hembra,

que pateó los caminos

y que es, Santa Teresa?

¿ Es Juana, por la heroína,

que quemaron en la hoguera?

No creo que sea Rosamunda

ni, y que me perdone el Cid,

tengas por nombre Jimena.

Puede ser Clío, por musa,

o Tersícore o Talía

y quizá, aragonesa,

puedes llamarte Pilar

o simplemente María.

Porque entonces no ponían,

los que en Egipto llevaban

los reyes y faraones,

ni otros de mitologías

que a la Montiel tanto admiran.

Quisiera saber tu nombre,

que ocultas, no se por qué,

aunque de veras, no importe

aunque te llame y me mires

con el "pequeña", por nombre.