Esperanza,  ese largo camino

(A Jailú)

Esperaremos desesperadamente heridos,

buscando gasas cortas, que taponen lo que escapa

de esta enfermedad que ataca irremediable.

Convertimos en estudio de análisis profundos,

la sala de espera de los males

y mezclamos los caldos de cultivo

y sin querer, escapó una bacteria o un bacilo

de ignorado antídoto perdido.

Y hemos de vivir juntos, Amor por separado,

sin saber qué distancia tiene el tiempo,

sólo creyendo, que podremos superarlo.

Caminaremos, canguros nómadas errantes,

apoyándote en mi cuando te canses,

y yo me arroparé en tu bolsa

si me entra el sueño y el paso pierdo.

Esquivaremos el viento que nos vuelve.

Y árbol de frutas, aún pegadas a tus ramas,

las verás al fin caer maduras,

y podrás agitar libre tus ramas

y dirás adiós al labrador

que se olvidó de ti, sin darte cuido.