Hagámonos vida

 

Quisiera ser la lluvia suave,

para tu campo sediento de dulzura,

y la brisa que aireara ...

y que meciera

esa hierba agostada,

que tapa y oscurece tu camino;

y pájaro que robe los granos de tu trigo

y amapola que en tu verde te contraste,

y que tú:

fueras mi campo...mi hierba....

y mi camino,

mi avecilla...mi flor...

mi trigo y mi contraste.

Y como tallos nuevos renacer,

sin miedo a las tormentas

ni al silencio, arrullados por el viento;

hacernos vida

en ese azul de cielo limpio

...¡que existe!....

y se hace rojo en los ocasos.

Y ser ansia y anhelo,

y de nuevo ...

mover peón en apertura,

de aquel juego,

que ya no interesaba,

porque quedaba en tablas

o el jaque amenazaba.