Tristeza

 

He arrancado una hoja más del calendario.

Se ha barrido un día más, que no he vivido.

Se ha ocultado la luz.

Se ha apagado el sonido,

y otra vez te siento gemela, ¡noche entera!,

con tu pálida luz de luna, siempre nueva;

tus inesperados rotos de silencios

y esos crujidos que no cesan,

enredados en el lento deslizar de una hora

y otra...y otra...y otra hora.

Y tapando con la radio o el casette

las lentas campanadas del reloj de alguna iglesia,

busco estrellas para colgar un algo de esperanza,

una esperanza que quiere ser llama

y que se apaga.