Para que me hable de ti

(a Josefina)

Para que me hable de ti,

porque al regarla, la hablabas;

para que me hable de ti

siempre guardaré esa planta.

Y ese cuadro de los rizos

para arropar mi mirada y...

unidas las alianzas

con tu recuerdo y mi nada.

Y saborearé ese beso

que al despedirnos me dabas.

Y no para recordarte,

porque te llevo en el alma,

pero aspiraré tu aroma,

guardados en nuestro armario

de tu albornoz y tu enagua.