Aunque esté lejos

                                                               (Con le distancia no se olvida, se aprecia

                                                               más lo que falta y yo ...te quiero más que

                                                               nunca.)

¡ Mamá !,

hoy te he llamado para escapar de los sueños;

he querido tenerte cerca.

He querido enredarme las piernas

y acurrucarme dentro de ti;

tan dentro,

que me alimentase de tu sangre,

haciendo otra vez mi habitación de tu cuerpo,

como si de nuevo

me llevases colgando de tu vientre.

Te he querido cerca, ¡mamá!

y te llamaba una vez más,

hasta que mis gritos

me abrieron los ojos,

hasta que mi pecho

respiró tranquilo,

como si estuvieses a mi lado.

sabiendo que antes de dormirme otra vez,

pondrías tus labios sobre mi frente.