Azul, sencillamente azul y tristemente azul

I

Vivo

perdido en el sabor de un beso

No de un beso cualquiera

¡ del tuyo !:

                que es Amor.

porque rozaste mis labios

como las algas juegan con las olas,

                y batiste mi aire

con tus alas de mariposa nueva.

Así empezamos a volar

                ...con miedo,

pero aquel beso

sería solo un punto

y me diste un anhelo.

Prendiste un deseo en aquel adiós.

                ¡Que Él te ayude!

                Luego nos volvimos a ver

                y otro adiós.

Seguimos volando hacia allí

y nos pesa el miedo en los bolsillos.

Sin saber adonde

ni hasta cuando,

pensando cada vez más

que solo el cielo es AZUL.

II

Cuando llegue otra vez

algún instante;

cuando no exista: tu y yo,

sino entonces,

                tratemos de olvidar.

Si vemos, que nuestro algo se desborda;

cuando nos vertamos

    y la risa

          y el llanto

                y la emoción:

                      sea dulce;

Cuando lloremos

     y los ojos bailen:

          dejémosnos llorar.

Cuando nos miremos en el campo

y veamos un mar en nuestros ojos

     y brillen

         y jueguen

Entonces será ALLÍ.

III

Cuando nos separemos,

cuando el fin se haya impuesto,

cubriremos de invierno

      nuestras alas

y nos envolveremos en el tiempo.

... Sin decirnos adiós,

sin decirnos nada

aguardaremos otra vuelta

-antípodas eternos

de nuestro eterno destino-,

esperando otro allí.

Y cada uno será nuevo,

porque nacerá otra vez

alimentado de ilusiones.

Así nacieron dos estrellas.